La campaña “Tomá mate, tomá precauciones” brinda recomendaciones de higiene al consumidor a la hora de beber esta necesaria infusión en épocas de aislamiento.

En el caso de utilizar un mate de calabaza, se debe higienizar el mismo con agua caliente y secar con un papel de cocina o repasador para evitar el crecimiento de hongos. En caso de que sea de vidrio, cerámica, metal o silicona, lavar con abundante agua potable.

La bombilla, además de higienizarse luego de cada uso, se debe realizar una limpieza más profunda sumergiéndola en agua hirviendo y dos cucharadas de bicarbonato de sodio durante 25 minutos, al menos una vez al mes. Otra manera de desinfección es sumergir en agua caliente (80°C) por un minuto o con lavandina (una cucharada sopera por 5 litros de agua) durante cinco minutos.

El INYM, además, aconseja utilizar cepillos limpiavasos para eliminar restos sólidos dentro del termo y señala que los forrados en materiales porosos dificultan la limpieza y desinfección, o pueden deteriorarse en estos procesos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, sugirió limpiar el paquete de yerba con alcohol al 70% (diluido con 30% de agua) o lavandina diluida y, en caso de que sea de un material que no se pueda mojar, lavarse bien las manos antes de abrir el producto. También aconsejan colocar la yerba en recipientes herméticos y de fácil limpieza.

Foto: Matilde Moyano