El yaguarté extendía su territorio por todo nuestro mapa, incluso era común verlos hasta los primeros años del siglo XX en las afueras de la Ciudad de Buenos Aires, su presencia se hacía sentir hasta la Patagonia, pero con la llegada del progreso que se hace notar por el desmonte, y el avance de la frontera agrícola y ganadera, hoy sólo ocupa el 10% de aquellos dominios, es decir que solo quedan en el país menos de 200 ejemplares.

Una campaña conjunta entre la fundación Banco de Bosques y una empresa de bebidas busca regenerar 1.000 hectáreas de selva nativa en Misiones para salvar el hábitat del yaguareté, uno de los animales en mayor peligro de extinción del país.

La deforestación es uno de los grandes problemas que enfrenta nuestro país. Regenerar bosque entonces, se vuelve un factor fundamental a la hora de contrarrestar la pérdida de hábitat que pone en riesgo la convivencia de numerosas especies, y en particular el alarmante riesgo de vida para el yaguareté, especie emblemática de nuestra selva misionera que está en claro peligro de extinción.

El felino más grande de nuestro continente y el tercero en el mundo resiste en apenas el 3% de su hábitat natural – según un estudio del Instituto de Biología Subtropical (unidad ejecutora del CONICET)- .

#DejáTuHuella es el nombre de la campaña enfocada en regeneración ambiental que consiguió logros notables como por ejemplo, la recuperación del Parque La Fidelidad en Chaco y la búsqueda de la sanción de la ley para convertirlo área protegida al Parque Nacional Impenetrable Chaco.