El representante por Neuquén en la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Elías Sapag, denunció que los desarrolladores del loteo Prima Terra, ubicado sobre la costa del río Neuquén, rompieron defensas de un brazo del río para nivelar y rellenar el emprendimiento.
 
Sapag señaló que “se les pidió que cesaran sus trabajos hasta que realicen y entreguen los estudios de impacto ambiental correspondientes, pero rompieron la defensa y siguieron trabajando y rellenando en los últimos días”. Sin ninguna clase de control, la obra continuó adelante y hoy el río Neuquén tiene un brazo menos. 
 
El titular de la AIC aclaró que el loteo está ubicado frente al paraje Cuatro Esquinas y que a finales de 2015 ya mantuvieron reuniones con los municipios y la empresa para intentar frenar el desarrollo. No obstante la empresa siguió con los trabajos, ahora ua es tarde. El daño ya está hecho.
 
Sapag aseguró que obtuvieron material fotográfico para sostener la acusación sobre la empresa desarrolladora y que quien debe intervenir para multar y obligar a la empresa a detener su actividad son tanto el municipio de Centenario como de Recursos Hídricos de la provincia.
 
“Les dijimos que dejen de vender los terrenos y que traigan los informes de los estudios de impacto del emprendimiento e incluso el municipio de Centenario publicó una solicitada para pedir que no avancen con la venta”, señaló. Los desarrolladores inmobiliarios sólo conocen una única regla: continuar poniendo cemento sobre la tierra.
 
“Este emprendimiento puede modificar la morfología del río y provocar que el cauce o parte del cauce de un brazo se desvíe al cauce principal”, agregó Sapag. Además, pidió al resto de las inmobiliarias que “que sean responsables, que realicen los estudios de impacto ambiental correspondientes y que vendan los terrenos recién cuando tengan las autorizaciones municipales y provinciales”.
 
Luego viene el tiempo de las lluvias y las inundaciones, y la culpa, es de la naturaleza. Hay que ver qué es lo que se le ha hecho antes a nuestra unica piel, la tierra. 
 
En el año 2015 ya habían presentado denuncias con este documento fotográfico: