Un emprendimiento privado de Salta que recibía objetos electrónicos quedó fuera de funcionamiento en los últimos días. Se trata de la firma EcoMetal ubicada que desde el viernes pasado puso en sus puertas las fajas de autoclausura, ya que no pueden recibir más residuos de los vecinos porque la municipalidad no les concede un espacio donde recolectar y tratar estos desechos.

Se encuentran frenadas todas la tareas que se necesitan para reciclar este tipo de basura: el desarme, la separación, la reutilización y la revisión de los desechos.

Se acumulan en el predio sin techo montañas de monitores, CPU, electrodomésticos, televisores, radios e impresoras, pilas, baterías, toners y tintas en más de 1.600 metros cuadrados que tiene el lugar. En épocas de lluvias todo se oxida y las tintas comienzan a correr con el agua.

 

Con un buen convenio de trabajo conjunto entre municipio y empresa tendrían que contratar al menos a 14 personas para hacer una recolección diferenciada y fundir el metal. También podrían fabricar mosaicos con el plástico recuperado. Además, se podrían generar insumos para las escuelas de electrónicas y abastecer a los técnicos en reparaciones con materiales a muy bajo costo.