En sintonía con el fallo de la Corte Suprema que establecía que Mendoza y La Pampa debían delinear un plan en conjunto para administrar el río interprovincial Atuel, y ante la falta de interés de la primera en darle agua a la segunda, la subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación instalará estaciones telemétricas para medir el caudal del río que pase de Mendoza a La Pampa.

La noticia es positiva para La Pampa, ya que de esta manera podrá medir exactamente lo que Mendoza decide enviar de agua. “Si bien ya existían mediciones en esos lugares por parte de la Nación, la novedad es que se van a transmitir los valores de forma on line. La información irá vía satélite a un servidor central. Las Estaciones serán instaladas en Puente Vinchuqueros (La Pampa) y en Paso la Arena (Mendoza)”, afirmó el secretario de Recursos Hídricos pampeano, Javier Schlegel.

La próxima semana se reunirá la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior (CIAI), donde representantes de ambas provincias involucradas debatirán sus problemas hídiricos con respecto al caudal del río Atuel. La Pampa pedirá un caudal mínimo de 4,5 metros cúbicos por segundo. “La Pampa mostró sus cartas con claridad siempre y esperamos que en esta instancia Mendoza llegue con ánimo para acordar, porque al menos nuestra provincia va con esa intención”, reconoció Schlegel.

Desde hace por lo menos 70 años La Pampa tiene un conflicto judicial con Mendoza por el Río Atuel, la provincia cuyana desde la creación del embalse Los Nihuiles ha manejado el río en forma unilateral, negandole a La Pampa el recurso hídrico, provocando la desertificación del noroeste provincial. En 2014 La Pampa demandó a Mendoza en la Corte Suprema por el corte del río, en aquel año se instauró la figura de “refugiado ambiental” para las personas que debieron irse de sus tierras en busca de lugares más húmedos.

El 1 de diciembre la Corte Suprema emitió un dictamen, ordenando a ambas provincias que en un plazo de 30 días fijen un caudal hídrico para asegurar la biodiversidad del ecosistema del noroeste pampeano. Estas estaciones telemétricas van a medir con exactitud la cantidad de agua que Mendoza le esté liberando a La Pampa, es un gran avance para una provincia que durante casi un siglo perdió grandes superficies de tierras productivas.