El río Reconquista es el segundo cauce de agua más contaminado del país, después del Riachuelo y uno de los ríos más contaminados del planeta. Atraviesa 18 Distritos y en su recorrido recibe residuos cloacales e industriales, además de toda clase de basura de las cinco millones de personas que desde hace décadas usan al río como basurero. El Centro Oeste de Estudios Políticos y Socioambientales (COEPSA) de Ituzaingó quienes se encargan de realizar monitoreos al cauce denuncia que no existe un plan de saneamiento para evitar la degradación del agua.
“Las organizaciones de la cuenca del río Reconquista que venimos participando históricamente de las reuniones del Comité de Cuenca del Río Reconquista (COMIREC), queremos señalar que nunca hemos logrado la elaboración de un Plan Integral de Saneamiento alguno de la cuenca, porque no existe ningún plan. Lo que existe es un ‘Proyecto con algunas obras, consensuado con el Banco Interamericano de Desarrollo y con el Directorio de COMIREC de la gestión anterior, al que nos hemos opuesto”, se expresa la Entidad en un comunicado.
“Todos los que venimos desde hace años trabajando en pos de la socialización del tema y de aunar esfuerzos en conjunto por el bien de la cuenca, le hemos donado a la gestión anterior y a esta gestión, algo que para nosotros es irrecuperable, que es nuestro tiempo. Tiempo que para el río y la salud de sus habitantes corre en sentido contrario y acelera los impactos negativos, en desmedro de la biodiversidad El río posee niveles altos de metales pesados y microorganismos patógenos que son vertidos directamente de cloacas, mataderos y curtiembres, además de otras industrias contaminantes. Esto provoca un olor nauseabundo que es notable a cientos de metros..
Son cinco millones de personas las que viven en condiciones precarias sobre sus márgenes. Doce mil industrias usan el río como tacho de basura, se estima que cuando desemboca en el Río de la Plata contamina el 30% de sus aguas. De los 134 arroyos que en algún momento cruzan las aguas del Río Reconquista, la totalidad de ellos están contaminados.   El Centro Oeste de Estudios Políticos y Socioambientales recuerda que han pasado décadas desde que se anunciaron medidas que aseguraban el saneamiento de este río que recorre municipios como Tigre, San Isidro y Vicente López, donde viven personas con alto nivel adquisitivo, pero allí los gobiernos comunales están más interesados en instalar cámaras de seguridad en las calles que en sanear este curso de agua.