Emprendedores de Rosario presentaron ‘GreenGo Milla’, el primer triciclo a pedal asistido por un motor eléctrico, único en el país. Una alternativa sustentable para la movilidad en la ciudad, cuya construcción está basada en nuevas tecnologías y en la optimización de los componentes.

Se trata de un producto “eco friendly”, ya que no usa combustibles derivados del petróleo, por lo que no genera contaminación ambiental ni sonora.

El vehículo cuenta con un panel solar en el techo que alimenta las luces de led delanteras y traseras, además de permitir la carga de dispositivos móviles. Tiene un motor eléctrico sobre su eje trasero alimentado por baterías de iones de litio, que le otorgan una autonomía de aproximadamente cinco horas, sin la necesidad de pedalear. Alcanza una velocidad máxima de 35 kilómetros por hora y puede transportar al conductor y dos pasajeros, que se ubican en un banco trasero.

Hay dos modelos de Milla, uno que permite transportar hasta tres personas, y otro pensado para trasladar carga, que está equipado con una puerta trasera que le permite cargar hasta 250 kilos. Si bien aún se trata de prototipos, los emprendedores creen que para julio próximo podría comenzar su fabricación en serie.

Se trata de un vehículo liviano y ágil, ideal para circular por lugares de acceso restringido y de poco espacio como calles pequeñas, cascos históricos, bicisendas o lugares que requieran de un cuidado especial al transitar.

Los usos para este triciclo son muy diversos, puede utilizarse para realizar citytours, como eco taxi, para delivery, guardia urbana, transporte dentro de predios grandes y circulación por barrios cerrados, entre otros.

Los emprendedores quieren que este desarrollo sea parte de la oferta de vehículos de uso público, como actualmente lo son las flotas de bicicletas que hoy funcionan en Rosario y Buenos Aires.

Un vehículo pensado no solo para ahorrar recursos energéticos, sino también económicos, como gastos de seguros, parking, mantenimiento, ya que cuenta con piezas y partes compartidas con bicicletas, por lo que los repuestos pueden adquirirse fácilmente.

Si bien los emprendedores aún no realizaron un estudio de costos y rentabilidad que les permita establecer un precio, consideran que cada unidad no tendrá un costo significativo una vez que se pueda producir en serie.