Considerada un ave sagrada por los pueblos originarios, un cóndor andino (Vultur gryphus) fue rescatado de una vivienda en el paraje Cóndor Huasi del departamento Molinos, provincia de Salta, por la policía Rural y Ambiental de Luracatao.

Inmediatamente se realizó el traslado hacia la Estación de Fauna Autóctona de la Provincia donde fue revisado por el equipo veterinario. Y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable concretó el traslado del cóndor hacia Buenos Aires para su diagnóstico y rehabilitación.

Se trata de un macho adulto imposibilitado de volar y con signos de intoxicación, por lo que los profesionales coordinaron su traslado hacia la fundación Bioandina Argentina, especialista en rescate, rehabilitación y conservación de Cóndores Andinos.

El envenenamiento de cóndores se viene denunciando desde hace tiempo, sobre todo en las provincias de Mendoza, Salta y Jujuy, donde puesteros utilizan agrotóxicos como el carbofurán, un peligroso pesticida al que algunos ganaderos le encontraron una “nueva” función: eliminar animales predadores como zorros y pumas, pero que afecta a los cóndores que bajan de las alturas para alimentarse de estos, ya que son aves carroñeras.

El cóndor es el ave voladora más grande del mundo, mide 1,20 m de altura y 3 m de envergadura alar, llegando a pesar 12 kg. Su función ecosistémica es muy importante, ya que al consumir carroña elimina fuentes de contagio de enfermedades o focos de contaminación. Además, cumple un importante rol en la cosmovisión andina oficiando de nexo entre los hombres y Dios.