La Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable de San Juan realiza desde 2009 la recolección de pilas y baterías en desuso. La campaña tiene como objetivo principal instaurar un Sistema de Gestión Integral eficiente, ecológico y económico, mediante la recolección selectiva, almacenaje seguro y reciclaje de materiales, este último proceso comenzará en poco tiempo cuando se encuentre en funcionamiento la Planta Recicladora de Pilas y RAEE (Residuos de Aparatos Electrónicos y Eléctricos).

Se instauró una red de puntos de origen, mediante la inscripción de tenedores voluntarios de más de 700 contenedores, entre los que se encuentran contenedores de plástico y módulos recolectores clasificadores, indicaron desde esa cartera de ambiente. Los recipientes contenedores se encuentran distribuidos en casas de venta de productos electrónicos, comercios, reparticiones públicas, entidades educativas, etc.

Hasta el momento, se consiguió el almacenamiento seguro de 67 toneladas de estos residuos entre pilas alcalinas, celulares, pilas botón, entre otros. Para lograr sacar estos residuos peligrosos y evitar que contaminen, la provincia trabaja en la construcción de la Planta Recicladora de Pilas y RAEE.

La misma se emplazará en el PITAR (Parque Industrial Tecnológico Ambiental Regional) y comenzará en los próximos días la etapa de construcción. Esta Planta estará formada por el Galpón destinado a RAEE, tendrá una superficie de 965 metros cuadrados, y el Galpón de Pilas y Baterías de 272 m2 (ala este), la Planta contará además con servicios de agua potable, agua industrial, energía eléctrica y gas.

La planta Recicladora tendrá una capacidad de procesamiento diario de 200 kilos de residuos, cuyo objetivo inicial será el tratamiento de pilas alcalinas. En la planta el proceso de reciclaje se desarrolla en un doble proceso, la separación físico-mecánica en la que se realiza la clasificación y desguace; y la separación química que se desarrolla mediante soluciones ácidas.

Con el proceso de reciclaje será posible recuperar el 100% de metales pesados como zinc o hierro, que tendrán como destino (es decir, podrán ser vendidos) industrias y obras públicas.

También será posible procesar unos 4 mil kilos de RAEE de forma mensual, es decir se trabajará con equipos de información y telecomunicaciones en una primera etapa, equipos de audio y video en la segunda y finalmente se logrará la incorporación de aparatos de limpieza y cocina.

Para el desarrollo de los procesos de reciclaje de los distintos materiales, la Secretaría de Ambiente trabaja junto al Departamento de Química de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan y la Universidad Nacional de La Plata.