Luego de que la empresa Barrick Gold informara al juez Pablo Oritja que la fuga de solución cianurada en Jáchal fue de un millón de litros (1027 m3), diversas asambleas se movilizarán este viernes 25 de septiembre a las 18 porque temen beber agua por faltas de garantías seguras sobre la potabilidad del agua en sus hogares y ríos.

La cita será en las calles céntricas de la ciudad Capital de San Juan en la plaza 25 de Mayo. Se espera que sea una marcha numerosa teniendo en cuenta que se formará una caravana que se concentrará en la rotonda de Albardón, en la intersección de Rawson y Libertador. La marcha será a pie finalizando en la plaza 25 de Mayo en pleno centro sanjuanino.

Ahí se leerá una nota presentada a las autoridades gubernamentales y seguramente habrá algunos oradores de Jáchal. Los pobladores de Jáchal están preocupados y hay una crisis de credibilidad especialmente de los actores de esta situación que por momentos tuvo ribetes dramáticos ante la falta de información apropiada ante el derrame de 1 millón de litros de agua con cianuro, y después con la información sesgada que puede acceder una comunidad donde apenas tiene internet y la telefonía tiene grandes problemas por carencias estructurales.

Barrick Gold y muchos políticos continúan sosteniendo que no hay contaminación, ya que los valores son menores que cero, pero es necesario aclarar esta información: El valor 0,05 % es necesario para la lixiviación (proceso por el cual se separa el metal de la roca mezclando agua con cianuro). El agua (potable) para el consumo humano, de acuerdo al Código Alimentario Argentino es 0,1mg/l de cianuro, entonces cualquier valor por encima de este límite permitido es una concentración tóxica.

El juez Pablo Oritja recibió un nuevo informe de la empresa Barrick Gold sobre el derrame y declaró: “Me ha llegado ayer la cuantificación de parte de la empresa de la estimación de la cantidad de líquido. Es aproximadamente 1000 metros cúbicos (1 millón de litros). Se están haciendo una serie de pericias y se está muestreando el río a lo largo de la cuenca de lo que sería el río Blanco para determinar si hay daño ambiental y el grado de daño que ha producido. Si hablamos de contaminación como el vertido de una sustancia peligrosa podemos decir que sí porque está constatado”. A su vez, Oritja afirmó que la población debe estar tranquila porque el agua no estaría contaminada: “Los muestreos que se han hecho posteriores han dado todas negativas de contaminación por cianuro; esto es para llevar la tranquilidad a los pobladores de la zona”.