La inclusión de los videojuegos en la educación está relacionada con la necesidad de acortar la brecha entre cómo a los chicos les gustaría aprender, los métodos educativos y los formatos y narrativas digitales en las que se sienten cómodos y atraídos.

En la Escuela Pública Multilingüe y Digital “Progreso y Sueños” de la provincia de San Luis se realizó una capacitación destinada a su equipo docente, para convertir este entretenimiento en una nueva herramienta pedagógica.

En dicha ocasión se utilizó ‘Minecraft’, un juego muy popular entre los chicos que posee la modalidad ‘sandbox’, es decir, que no tiene un objetivo definido previamente y posibilita que el jugador construya su propia aventura. La licenciada Melania Ottaviano, es especialista en Tecnología Educativa es una de las responsables del proyecto que pretende brindar una estrategia divertida de aprendizaje.

El trabajo no está centrado en la utilización de juegos específicamente diseñados para la enseñanza, sino en la utilización de juegos que no fueron diseñados con fines educativos, resignificándolos dentro del aula. Las tareas incluyen la adaptación de las herramientas del juego, vinculándolas con contenidos como la alimentación saludable, la enseñanza de la ciencia y las matemáticas entre otros, lo cual requiere que los chicos investiguen en internet y adquieran nuevos conocimientos.

Los docentes aseguraron que una de las situaciones más enriquecedoras que se generan es que en muchas ocasiones son los alumnos quienes deben enseñarles a los docentes ciertas características de los juegos. Esto crea un intercambio de experiencias que estrecha los vínculos entre el maestro y los chicos.