Este miércoles 3 de junio a las 18.30 se estrenará “Shincal: La huella Inca en Argentina” de CONICET Documental, productora audiovisual del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, en canal Encuentro, con repeticiones el viernes 5 a las 11, sábado 6 a las 12 y domingo 7 a las 7hs.

El largometraje visibiliza la compleja trama de redes que el Imperio Inca tejió a lo largo y ancho de la zona oeste del continente americano, y del que el actual territorio argentino constituyó un punto importante.

Ubicado en el Noroeste de la Argentina, en las cercanías de la localidad de Londres, dentro del departamento de Belén, provincia de Catamarca, el Shincal de Quimivíl fue la capital meridional del antiguo Imperio Inca. El enclave más austral de esta asombrosa cultura fue construido durante la segunda mitad del siglo XV y planificado como uno de los más importantes centros políticos-administrativos y de ceremonial del Tahuantinsuyo, nombre con el que se denominó al territorio del imperio incaico.

Con la conducción de Boy Olmi y los wwwimonios de arqueólogos de nuestro país, el documental plantea un recorrido por este enigmático lugar para sumergir al espectador en la lógica y la cosmogonía inca que dejó una huella imborrable en las culturas locales de la actualidad.

Los realizadores decidieron hacer un programa sobre arqueología in situ, por lo que escribieron un guión que les permitiese recorrer y comprender la lógica inca en el territorio argentino y las relaciones que El Shincal mantenía con el resto del imperio, antes de la llegada de los españoles, que se extendía desde el sur de Colombia hasta la zona subcentral de Chile, el mayor imperio precolombino.

A fin de potenciar los esfuerzos para difundir El Shincal, y trabajar en la investigación, restauración y puesta en valor de vestigios arquitectónicos, se firmó un convenio entre la cartera de Ciencia y la Fundación de Historia Natural Félix de Azara. El Shincal estará disponible al turismo el próximo 11 de junio, tras dos años de reformas.

El guión del documental cuenta con los aportes de especialistas locales, arqueólogos y referentes que desde las décadas de los 50 y 80 vienen investigando la temática, como los doctores Rodolfo Raffino y Alberto Rex González.