Nono es un pueblo jardín, donde la paz y la tranquilidad se traslada por el aire serrano que baja puro por el Valle de Traslasierra, es una comarca rodeada de arroyos cristalinos y escenarios naturales únicos. Pero al perecer pronto la paz del pueblo podría modificarse de prosperar la construcción de un country que se edificará dentro de una reserva natural a pocas cuadras de la plaza. Aunque no tiene habilitación, la empresa ya comenzó las obras.

La noticia ha caído muy mal en la comunidad, que entiende que el mejor atractivo de Nono además del natural, es la tranquilidad. Con un poco más de 2000 habitantes, se respira un aire calmo que se vería radicalmente alterado cuando se vendan los 372 lotes que el emprendimiento inmobiliario pretende comercializar. Serían algo más de 1400 nuevos habitantes los que tendría este pueblo serrano.

Muchos de los vecinos pensaban que Nono jamás tendría esta discusión: alejado de los grandes centros urbanos donde se producen estos mega desarrollos inmobiliarios. El propio Intendente, Walter Ceballos se opone terminantemente al proyecto. En declaraciones al Diario La Voz de Córdoba, declaró: “Es una barbaridad, están desconociendo al Municipio y a los vecinos de Nono, no pueden hacer lo que quieran. Es como si a una ciudad le hicieran otra al lado

Lo que más sorprende al Municipio y a los vecinos es con el grado de impunidad que se están manejando los desarrollistas, aunque esta facilidad para llegar a un lugar y sin habilitación comenzar a construir tendría una fundamentación: uno de los socios de la empresa Cimas de Nono, que es le quiere construir el country, es Luis Salamone, quien fue Secretario de Recursos Hídricos provincial. Allí y gracias a sus contactos, estaría la fuente de por qué, a pesar de tener una comunidad entera en contra, ya se han comenzado a comercializar los lotes y construido el Portón de ingreso.

El proyecto contempla el uso de 85 hectáreas en una zona que el Municipio declaró en el año 2013 Reserva Natural y Cultural, aunque para los empresarios sea una zona en donde Nono ya no tiene ninguna jurisdicción. Pretenden vender 372 lotes, el predio está cerca del emblemático cerro “Los Nonos”, a orillas del Río de los Sauces. Se trata de uno de los lugares más visitados por los turistas y usado como paseo para los propios habitantes de Nono. A sólo trece cuadras de la pequeña y bella plaza del pueblo, “Cimas de Nono” sería un centro social y habitacional que cambiaría para simpre la esencia de esta localidad que se enorgullece por ser pequeña.

Para debatir este proyecto se llevó a cabo una audiencia pública en un hotel de la vecina Mina Clavero, pero debió suspenderse porque Nono se movilizó con un gran número de vecinos que no pudieron entrar en el lugar asignado. La voz de un pueblo pide ser oída: no quieren topadoras, no necesitan barrios cerrados, sólo quieren seguir viviendo oyendo el agua correr y sintiéndose cerca de la naturaleza.