Según los datos dados en un comunicado oficial de YPF a las 1.30 AM del lunes se produjo un derrame de petróleo en el Yacimiento Mantiales Behr, a 30 kilómetros de Comodoro Rivadavia, según las propias fuentes el derrame se originó por falta de controles. Es decir, se habría podido evitar.

El Yacimiento Mantiales Behr se ubica a 30 kilómetros al norte de Comodoro Rivadavia, cuyas costas están con serios problemas de contaminación. El derrame afectó 3600 metros cuadrados, según los primeros informes. El subsecretario de Regulación y Control Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Ricardo Murcia, en declaraciones al diario El Patagónico informó que aún están haciéndose los estudios preliminares para ver qué es lo que sucedió realmente en el Yacimiento.

YPF es hasta ahora la única fuente que informa acerca del hecho. El derrame fue de 72 metros cúbicos y afectó un área de 3600 metros cuadrados. Hasta la tarde del lunes se habían recuperado al menos 54 metros cúbicos.

Ahora bien, ¿por qué se produjo este derrame que la propia empresa argumenta que fue porque no había controles? Para el funcionario provincial hubo “una falla en el sistema de control porque se cortó la energía, esto provocó que las válvulas no funcionen correctamente. Esto produjo que se enviara una señal de apertura de la pileta de emergencia. El problema está en que la pileta de emergencia siempre tiene que estar sin fluidos. Entonces hay que saber por qué derramó”, afirmó. Personal técnico del ministerio se halla en estos momentos para analizar la situación y aconsejar acerca de los trabajos de remediación que se deberán hacer.

En enero de este año, la misma empresa produjo un derrame similar en un yacimiento que se halla cerca del que ahora tuvo el problema. Estos lugares están solos en el desierto patagónico, muchas veces pasan varios días hasta que un inspector se acerca a controlar el estado de los pozos. La ausencia de control en estos yacimientos es un común denominador de la industria petrolera en nuestro país.