Los eclipses solares son uno de los fenómenos astronómicos más increíbles para observar y este domingo 26 de febrero vamos a poder contemplar uno. Su plena visibilidad será únicamente en la provincia de Chubut, en el sur de Chile, sur de Angola y norte de Zambia. 

Para quienes se encuentren en Chubut, el eclipse será anular: se verá el centro de la Luna alineado con el del Sol, pero este no quedará completamente oculto, ya que su borde exterior seguirá siendo visible con su brillo normal.

En Buenos Aires, el eclipse será parcial. La Asociación Argentina Amigos de la Astronomía (AAAA) en su sede de Parque Centenario invita a observar con telescopios este fenómeno desde las 9.30 hasta el mediodía. También se podrá ver desde la cúpula del observatorio, a través del antiguo telescopio Gautier, con un arancel de $40.

Los eclipses no ocurren por casualidad. La Tierra gira alrededor del Sol y la Luna se traslada alrededor del planeta. Los planos de esos dos movimientos son cercanos, pero no idénticos. Si lo fueran, todos los meses tendríamos un eclipse solar y uno lunar. No es el caso. Cada año, solo en dos períodos diferentes, distantes seis meses entre sí, los eclipses son posibles, explica Guillermo Goldes a través de UNCiencia.

En esos intervalos, la Luna en su fase llena o nueva se encuentra muy cerca de alguno de sus dos nodos, que son los puntos en los cuales su órbita cruza a la de la Tierra. Es entonces cuando el planeta, su satélite y la estrella pueden alinearse sobre una misma recta. Esos períodos se llaman temporadas de eclipses. En 2017, la primera tiene lugar en febrero y la segunda en agosto.