Las cenizas complican la hacienda.

A raíz de la ceniza arrojada por la cadena volcánica chilena Puyehue Cordón Caulle, que entró en erupción el pasado 4 de junio, los productores patagónicos comenzaron a sufrir las consecuencias. Tras cinco años de sequía, la producción ovina de la zona esperaba levantar cabeza esta temporada con precios de la lana históricamente altos. El valor de la lana cruda de la raza Merino ronda los $24 por kilo. De no poder esquilarse ninguna oveja, la pérdida para el sector ascendería a $180 millones. Adicionalmente se calcula que el 60 por ciento de los animales son hembras preñadas y, de sobrevivir, no se sabe aún cuál será el grado de incidencia de la falta de alimentos y agua sobre sus crías.

Contra la extranjerización de tierras.

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, llegó a la Cámara de Diputados con un objetivo claro: defender el proyecto oficial para limitar la tenencia de tierras rurales en manos extranjeras. “Debemos darle a la tierra un tratamiento diferente del que se le dio hasta hoy”, dijo el titular de la cartera agrícola. Fundamentó sus palabras en el hecho de que la población mundial crecerá en un 50% en 2050 y que, por eso, el mundo requerirá mayor cantidad de alimentos. “América latina -dijo el ministro- es la región de más recursos hídricos y eso la hace susceptible de inversiones.” Por eso pidió que se considere a la tierra como un recurso estratégico no renovable, y no como una inversión.