La noticia cayó como un balde de agua fría, luego de un año de lucha, de haber recorrido 170 kilómetros a pie y de acampar en la plaza de Jáchal todo este tiempo, la justicia de San Juan podría habilitar la mina Veladero esta semana. Así lo determinó el Juez Pablo Ortija, y las declaraciones del gobernador Sergio Uñac en sintonía con un parte de prensa de Barrick Gold, lo dejan entrever.

El derrame de más de un millón de agua cianurada en septiembre del años pasado y este nuevo que sucedió el pasado 8 de septiembre determinaron el modo de operación de la mina, que en ambos casos trató de ocultar el hecho, principalmente en el primero, el más grave. Pero al parecer, la presión de la empresa es muy fuerte en una provincia que tiene demasiados vínculos con la minería.

El juez Pablo Ortija, junto con los fiscales Daniel Guillen y Médici, el ministro de Minería de San Juan, Alberto Hensel, el flamante Director de Gestión Ambiental y Control Minero, Eduardo Machuca, y ejecutivos de Barrick Gold inspeccionaron la mina. “La mina realizó los trabajos de prevención que le habían pedido. Hemos constatado en los puntos determinados que hay trabajos, pero si los trabajos son satisfactorios o no, insuficientes o no, va a depender del informe que he pedido en un plazo no mayor a las 48 horas a la Policía Minera”, sostuvo Ortija.

La Policia Minera ahora debe elevar el dictamen final. Esto estará en lss próximas horas, no habiendo ningún obstáculo para que Barrick vuelve a cavar profundo en la montaña sanjuanina. “Si el informe dice que está todo bien, lo debo definir en forma inmediata

Los primeros días después del segundo derrame, desde el gobierno nacional y provincial se seguió el guión de ir muy crítico hacia la empresa canadiense, se habló de suspensión por tiempo indeterminado, de multas y procesamientos varios. Pero conforme avanzaron los días, toda aquella sed de justicia se fue apagando hasta alinearse todos los discursos con el relato de Barrick.

El gobernador Uñac, promotor de la minería en su provincia, quien a principio de año expresó su deseo de que al menos se abre otra mina antes de que finalice su mandato, declaró: “Si hicieron los trabajos que el gobierno le ordenó, bienvenido sea que cumpla la empresa y que volvamos a tener el trabajo digno. Nosotros no queremos interponer al trabajo minero la imposibilidad de seguir trabajando. Muy por el contrario queremos acelerar las cosas

Barrick Gold emitió un comunicado, el Gerente de Comunicaciones Miguel Martín sostuvo en calma: “Estamos atentos a la decisión que se tome. Ayer mostramos a las autoridades y a los medios de comunicación que cumplimos con todo lo solicitado. Estamos muy incómodos en esta situación y hemos puesto todo nuestro esfuerzo en la etapa de suspensión productiva de la mina para concretar el 100 % de las exigencias y por eso es que estamos esperanzados en que esto va a contribuir a que la mina vuelva a operar”, socializó Martín.

El Gerente de Procesos de Veladero, Rodolfo Espinel detalló los trabajos que hicieron: “Se incrementó la altura de la berma inicial, que tenía entre 20 y 30 centímetros y pasó a tener entre 1,50 metros y 2 metros, dependiendo la zona. Se usó un material que se llama TrapBag, le da mayor seguridad y claridad a la zona de contención. Se trata de unas bolsas de plástico especial, resistente a rayos ultravioleta, y resistente a químicos, y que tiene una garantía de fábrica de 5 años” Se comentó también que se reforzaron las tuberías y se retiraron los pedazos de hielo, provenientes de las zonas de glaciares que la mina viola con su presencia allí. Barrick Gold, con bolsas de plásticos “especiales” arregló este nuevo derrame.