La ciencia continúa comprobando lo que nuestros ancestros supieron empíricamente: la yerba mate tiene múltiples beneficios para la salud. En Argentina se consumen 110 litros de mate anuales por persona.

Esta vez un estudio realizado durante dos años en el país demostró que un mayor consumo de mate se asocia con una reducción de la aparición de diabetes tipo 2, una patología crónica que afecta aproximadamente a 1 de cada 10 adultos en Argentina.

Se trata de un estudio epidemiológico observacional del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) a través de su Centro de Excelencia en Salud Cardiovascular para América del Sur (Cescas) junto al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y al Instituto Nacional de la Yerba Mate.

Del trabajo participaron 2615 hombres y mujeres de entre 35 y 74 años, quienes no tenían diabetes. Se realizaron estudios médicos de laboratorio y además respondieron una encuesta de hábitos alimentarios. Se consideraron otros factores de riesgo de desarrollar diabetes que podían influir en los resultados, como la edad, el sexo, el uso de azúcar al cebar el mate, los antecedentes familiares de la enfermedad, el índice de masa corporal y la obesidad abdominal, el sedentarismo, el consumo de alcohol y el tabaquismo.

El 73% de los encuestados informó consumir mate cebado todos los días, mientras que menos del 15% informó que lo bebía diariamente como mate cocido. “Consumir diariamente más de 550 ml. de mate cebado, se asoció con menor riesgo relativo de desarrollar diabetes a los 24 meses, en comparación con quienes no toman o toman muy poco”, explicó la licenciada Natalia Elorriaga, investigadora del IECS y del Conicet.

Estudios anteriores ya habían sugerido que ciertas moléculas antioxidantes de la yerba mate tendrían la capacidad de hacer que los tejidos se vuelvan más sensibles a la insulina, que es la hormona que el páncreas produce para regular la cantidad de azúcar (glucosa) en la sangre. O, también, que el hígado “fabrique” menos glucosa.

Asimismo, los investigadores aclaran que estos estudios aún no son suficientes como para recomendar un consumo de mate más allá del moderado en pacientes con prediabetes con la finalidad de prevenirla.

Por otro lado es importante destacar también otra investigación del CONICET que trabaja en la evaluación del efecto de la yerba mate en los huesos, un trabajo que halló que la densidad mineral ósea y la cantidad de trabéculas dentro del hueso era mayor en aquellos animales de experimentación que recibieron infusión de yerba mate.

Foto: Matilde Moyano