Tras una serie de denuncias que realizó un grupo de proteccionistas en reclamo por las malas condiciones en que se encuentran los animales dentro del predio, entre ellos la yaguareté María -que aseguran estaría agonizando- o los hipopótamos -que estarían sin agua- el intendente Martín Llaryora avanzó esta semana en diferentes reuniones, de las que se desprendió que la comuna intervenga el lugar para garantizar la salud y alimentación de los animales.

La agrupación “Cordobeses contra el zoo” realizó en la última semana una marcha para repudiar el estado en que se encuentran los animales, y difundió fotografías y videos de jóvenes que ingresaron al zoo para registrar evidencias de las malas condiciones y el abandono en que estos sobreviven.

Imaginemos la situación en que se encuentra cada animal, en especial los dotados de un sistema nervioso central, en condiciones de cruel cautiverio, sin salida alguna, sin ninguna culpa y a perpetuidad. Esta desgraciada circunstancia se agrava, aún, por las condiciones en que se encuentra el Zoológico de Córdoba desde hace años, que han sido empeoradas de modo insostenible por las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. La opinión pública ha tomado conocimiento de la crisis por la que está pasando el establecimiento, crisis laboral, de alimentación de los animales, y falta de cuidados a que se encuentran sometidos. La salud y la vida de los 1200 individuos pertenecientes a 240 especies está en peligro. La situación del tenebroso instituto viene en crisis desde mucho antes”, expresa la petición publicada en la plataforma change.org.

Ahora, el municipio anunció que se encargará de pagar los sueldos al personal mientras se busca una salida para el fin de la concesión que maneja las instalaciones.

El secretario de Gestión Ambiental y Sostenibilidad de la ciudad, Jorge Folloni, destacó que a pedido del intendente se recorrió el Zoológico para hacer una evaluación de la situación, y desde esos datos se tomaron las decisiones. Llaryora, por su parte, dijo que “el zoológico atrasa a los cordobeses”, dejando en claro su postura, y apuntando a un cambio de paradigma en ese rubro.

En tanto, Daniel Villareal, biólogo del Zoológico, expreó que “es una institución que tiene que cambiar desde una concepción victoriana que fue en 1915, que se traían fieras para exhibir, a un lugar donde se haga conservación, investigación y educación”, cerró Villarreal.