Un proyecto de ordenanza para la promoción de la forestación barrial propone que por cada bebé nacido en la ciudad, el Municipio entregue un árbol autóctono para plantar en el hogar o en la vía pública, con el asesoramiento de Parques y Jardines.

El procedimiento establecido es sencillo, ya que se accederá al beneficio presentando la partida de nacimiento. Parques y Jardines establecerá los convenios necesarios con otras instituciones para proveerse de los ejemplares, y asesorará a las familias, dependiendo del barrio, sobre la especie aconsejada, el lugar indicado para la plantación y los cuidados necesarios.

El Municipio deberá plantar anualmente la misma cantidad de árboles que los niños nacidos, por lo que aportará a los barrios que más requieran de la forestación aquellos ejemplares que no sean retirados por las familias.

Cada año nacen más de 2.500 barilochenses. “Homenajear a un recién nacido, y a la familia en su conjunto, con la entrega de un árbol autóctono, es una manera simple y efectiva de brindar una mejor calidad de vida”, consideró la concejal Cristina Painefil, la impulsora de la iniciativa, y añadió que “de esta manera ese niño irá creciendo al mismo tiempo en que lo hace el árbol que llegó a la familia junto a él, y ambos recibirán los cuidados para su correcto desarrollo”.

El Proyecto fue presentado por el bloque de concejales de Juntos Somos Bariloche.