Por Leandro Vesco / Fuente: Jornada Online

El argentino Matías Ola, de 30 años, y la inglesa Jackie Cobell, de 60, cruzaron a nado el Estrecho de San Carlos y unieron las Islas Malvinas de oeste a este para dar un mensaje de paz, amistad y armonía en memoria de los caídos.

“Lo logramos. Nadamos uniendo las dos islas en 2 horas 37 minutos. Fueron seis kilómetros, todo fue extremo y un gran trabajo en equipo”, posteó el tucumano Ola en su cuenta de Twitter, y remarcó que el cruce se realizó “sin banderas políticas, sin límites geográficos, esparciendo en cada brazada la paz, la unión y la alegría”.

La travesía comenzó el viernes a las 9:20 y concluyó poco antes de las 11, tras recorrer 4,2 kilómetros sin traje de neoprene: “Fue un nado muy extremo, con olas que por momentos superaban los dos metros, pero gracias al trabajo en equipo logramos una travesía perfecta”, contó el joven nadador, que forma parte del proyecto Unir el Mundo, proyecto que integra a los continentes a través del nado.

El Estrecho de San Carlos es un lugar simbólico, ya que allí se produjeron los enfrentamientos entre los buques británicos y los aviones argentinos durante la guerra de 1982.

Cobell, reconocida por haber conseguir el récord mundial a la deportista que más tiempo permaneció en el agua por haber nadado en el Canal de la Mancha por casi 29 horas  y logró agradeció a Ola  su bondad, visión, determinación y fuerza para conducir la travesía en esta maravillosa experiencia.

“Formamos un equipo de muchas nacionalidades y juntos alcanzamos el éxito de cruzar el Estrecho. Esperamos sinceramente que nuestro gesto de paz y buena voluntad haya dejado una duradera impresión de amor en nuestros corazones y nuestros países”, subrayó la mujer, ganadora de varias medallas de oro en campeonatos mundiales de natación de invierno. Fue la primera inglesa en nadar 1000 metros a 0 grados centígrados dentro del Círculo Polar

 Ola conoció a Cobell hace unos tres años en Siberia cuando estaba en pleno debate el tema de la soberanía de las isla. Cuando se vieron surgió la iniciativa: “Teníamos que nadar en las islas Malvinas para crear un mensaje de paz y lo logramos, esta travesía tuvo como objetivo crear amistad y armonía en memoria de los caídos. No vale la pena seguir sembrando enemistad”.

“Admiro a Jackie Cobell por su fortaleza y por poner el cuerpo ante todo, y en nuestra memoria quedará siempre esta experiencia de habernos unido por la paz y amistad esperando que nuestro ejemplo refleje las buenas acciones que todos podemos hacer por un mundo mejor”, enfatizó Matías Ola quien logro un paso más hacia la concientización de generar lazos de confraternidad, tan necesarios para sellar las profundas heridas que tanto cuestan cicatrizar.