Béla Hidvégi, un húngaro que es presidente honorario del Safari Club Internacional (SCI), quedó exonerado de una causa por la caza ilegal de un yaguareté en la región chaqueña de Santiago del Estero, debido a que esta prescribió porque hacía más de un año que no avanzaba en en los tribunales de la provincia.

El hecho ocurrió en 2006 y la denuncia llegó unos meses después, cuando la organización no gubernamental Red Yaguareté se enteró de lo que sucedió a partir de una nota publicada en la revista húngara Nimród Safari bajo el título A jaguár birodalmában, en la que el mismo autor del crimen contó con lujo de detalles su incursión en el Chaco santiagueño. 

En toda la Argentina no hay más de 250 yaguaretés, y su caza está expresamente prohibida desde hace tres décadas. El yaguareté es una especie declarada por ley como Monumento Natural Nacional, protegida no sólo por la ley Argentina sino también por la codificación internacional. Hidvégi podría haber sido condenado con una multa o con una pena de prisión, pero la justicia de nuestro país dejó caer la causa.

Hidvégi se siente orgulloso por ser uno de los cuatro europeos en haber logrado un “Triple Grand Slam”, un premio otorgado a quienes cazan más de 30 especies diferentes de cabras, ovejas y antílopes. En su museo personal tiene más de 150 cadáveres de animales embalsamados de todos los continentes.

Red Yaguareté se encuentra juntando firmas para que el SCI expulse de su institución al cazador Béla Hidvégi, quien hoy es miembro vitalicio y presidente honorario de la sede de Hungría. Podés apoyar esta causa en este link: https://www.change.org/