Inverso, quien se desempeña en el Centro de Estudios Filosóficos “Eugenio Pucciarelli” (ANCBA), dependiente de la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires, fue elegido como la mejor obra sobre metafísica, ontología o “filosofía primera” en relación con problemas del mundo contemporáneo. La ceremonia de entrega de la distinción se realizará de manera virtual el 9 de marzo, oportunidad en la que el investigador brindará una conferencia sobre el tema de su publicación.

“Creo que es un reconocimiento no solamente a mi trabajo sino al trabajo que se hace localmente en filosofía por fuera de los circuitos mediáticos de ´filosofía express´, dice Inverso sobre la distinción, que es otorgada por el Hoger Instituut voor Wijsbegeerte (KU Leuven) junto con el Institut Supérieur de Philosophie (UCLouvain).

La investigación que emprendió Inverso hace varios años, que derivó en la publicación de esta obra, surgió en diálogo con otros fenomenólogos argentinos, como Esteban García y Roberto Walton. “El diálogo con ellos fue dando pie a este trabajo en el que me interesa subrayar la vigencia y la potencia de la Fenomenología como enfoque sólido y consistente para dar respuesta a los desafíos contemporáneos”, subraya Inverso. En su obra, el científico buscó “revisar la metodología fenomenológica general, para indicar que el ámbito de lo inaparente configura un área propia, con modos de acceso específico que deben ser estudiados de modo complementario a los de los demás fenómenos, como los objetos o los hechos históricos”, según explica el autor.

¿Qué es la Fenonenología? 

Inverso explica que la Fenomenología busca dar cuenta de cómo captamos y comprendemos los fenómenos del mundo, lo que se nos aparece, y de lo que hacemos con ello. Por este objetivo integral tiene elementos fuertemente epistemológicos, para comprender dónde se asienta la ciencia, pero también éticos y políticos. Es por eso que hay desarrollos fenomenológicos relevantes en áreas tan distintas como las matemáticas, las ciencias de la salud, en relación con la comprensión de las afecciones, la psicología y las ciencias sociales.

En este horizonte, la noción de “inapariencia” cobró creciente interés en las últimas décadas, donde importantes filósofos se vieron atraídos por el sector menos estudiado de los fenómenos límite, que está asociado con su excedencia, tales como Dios, el nacimiento y la muerte, el Otro, etc. Siempre hay un plus que va desde la cara del objeto que no podemos ver al mismo tiempo que la que tenemos delante hasta las experiencias extremas del dolor, la experiencia religiosa o la inabarcabilidad de los hechos sociales. Si el programa general apunta a dar cuenta de los fenómenos, este rasgo es sin duda uno de los más cautivantes y a la vez desafiantes para una filosofía que no se resigna a la ignorancia. Y hablar de Fenomenología equivale hacer referencia a Husserl.”