La Universidad Nacional de Jujuy investiga y analiza a la población de una ciudad jujeña por considerar que se halla contaminada por agrotóxicos. Se anotaron 200 vecinos que han aceptado someterse a exámenes para determinar el grado de toxicidad que tienen en sus cuerpos. Quieren prevenir el cáncer que trae como consecuencia la manipulación e inhalación de glifosato.

Las Facultades de Ciencias Agrarias y de Humanidades de la Universidad Nacional De Jujuy (Unju) evalúan el efecto de la exposición a agroquímicos que comenzó con la presentación de una tésis que daba cuenta de este problema y el posterior interés de una ONG que trabaja para prevenir el cáncer.

El proyecto de investigación se llama “Evaluación del efecto de la exposición a plaguicidas a través del uso de biomarcadores en trabajadores del sector hortícola y del contexto socio-económico de Fraile Pintado-Jujuy“, lo dirige la profesora de la cátedra de Genética de la Facultad de Ingeniería, Graciela Bianco, entre otros docentes de la casa esta casa de estudios y la ONG “Ayuda al enfermo oncológico” (Apojuy) de Fraile Pintado y de la Red de Voluntariado “Árbol de vida”.

“Lo que me interesa es poder entender cómo la gente interpreta que ese producto (el pesticida) le es beneficioso. Eso lo tenemos que hacer para delinear estrategias en este caso pedagógicas, para poder revertir esta información errada que tiene sobre agrotóxicos”, detalló la investigadora de la cátedra de Problemática Sanitaria, Patricia Morales.
 
El uso de agroquímicos está naturalizado en la zona, es casi una cuestión cultural. Las empresas han hecho un buen trabajo aquí, echar veneno a la tierra está bien. Ese es el concepto que domina a los pequeños productores de esta ciudad de 11.000 habitantes. 
 
Graciela Bianco, plantea que en los campos de Fraile Pintado los agrotóxicos se aplican sin ningún cuidado ni capacitación. Las casas que están en la periferia, y hasta en la ciudad misma, hay rastros de agroquímicos.
El objetivo es determinar los niveles de actividad de la colinesterasa y el efecto genotóxico como resultado de la exposición a plaguicidas en el contexto social e histórico de las poblaciones rurales de Fraile Pintado“, explicó Bianco.
 
200 vecinos aceptaron participar de la investigación, a todos ellos se les tomaron muestras en su mucosa bucal. Los resultados podrán determinar hasta dónde los agroquímicos han contaminado a una población que entiende que sin ellos los campos no son rentables. La exposición crónica a los pesticidas parece ser ignorada por las autoridades de la provincia, para los investigadores es nesesaria una sólida campaña educativa, que ponga foco en el riesgo para la salud que significa el manipular agroquímicos y en lo perjudicial para el medio ambiente.
 
Uno de los pilares de la investigación es prevenir el cáncer, que está intimamente asociacido a los pesticidas. “La mucosa oral es usada para monitorear eventos genotóxicos tempranos causados por cancerígenos inhalados o ingeridos”, advierte la especialista. El glifosato es uno de los pesticidas más usados en Fraile Pintado, y todo nuestro pais, además de dañar el medio ambiente provoca daños irreparables en nuestra salud, produciendo, por ejemplo, cáncer.