Se va complicando la situación del incendio desatado en el Parque Nacional Los Alerces, en el oeste de la provincia de Chubut.  Anoche, en la zona conocida de las cascadas Nant y Fall, en cercanías de Trevelin, se detectó un fuerte incendio con llamas que alcanzaban los cinco metros de altura.

El fuego -que sería intencional- comenzó en el predio de la familia Jones y se hizo complejo producto de las intensas ráfagas de viento en la zona. Nant y Fall son cascadas naturales muy visitadas por los turistas sobre todo en esta época del año.

En el lugar se encontraban trabajando brigadistas y bomberos voluntarios. El dueño del terreno donde nació el foco ígneo aportó una topadora, en tanto que el intendente de la localidad de Trevelin, Omar Aleuy, envió un camión cisterna.

La ruta que va hacia Chile no estaba cortada, aunque los vehículos circulaban con precaución y a velocidad reducida a la altura del incendio. Según se ha podido determinar entre lugareños, hay un rumor que asegura que el fuego nació por una disputa entre vecinos. La pelea derivó en uno de los incendios más grandes de los últimos tiempos. Aunque no hay un parte oficial, las investigaciones continúan adelante para determinar qué fue lo que realmente sucedió. 

En tanto, en el Parque Nacional Los Alerces el incendio consumió unas 1.700 hectáreas. Pero su actividad fue poca en las últimas horas como consecuencia del cambio de clima. Hubo más humedad y menos viento, lo que favoreció el trabajo de los brigadistas.

Ayer volvieron a quemarse alrededor de 200 hectáreas en la zona más alta de Los Alerces, detrás del Cerro Cocinero. Los bomberos todavía consideran ésa como una “zona caliente” debido al accionar del viento y las cenizas, aunque confían que se podrá contener. Para hoy también se esperan precipitaciones, situación que ayudaría a extinguir definitivamente el fuego.