El sábado pasado nuevamente se produjo un derrame de petróleo crudo y agua en el yacimiento Chihuido de la Sierra Negra, ubicado a unos 18 kilómetros de Rincón de los Sauces, en el noreste de la provincia de Neuquén.

El hecho fue provocado por la pinchadura de un oleoducto de seis pulgadas y afectó una superficie de 800 metros lineales. La mezcla de agua y petróleo quedó depositada en su mayoría al costado del pozo 533, y comprendió el 50 por ciento de esa locación donde realizó talud de contención, según indicaron fuentes al diario LM Neuquén y al Periódico del Rincón.

Desde el yacimiento, operado por YPF, se informó que “el derrame estuvo controlado sin afectar el cauce del río Colorado”, en respuesta a las voces de alerta que señalaban la posibilidad de que se vieran afectados los cursos de agua con desembocadura en el río.

Desde la petrolera señalaron que la rotura del ducto se produjo entre la batería 2 y la batería 1 en la zona oeste de Chihuido de la Sierra Negra. Si bien el volumen de líquido derramado fue importante (43 metros cúbicos), la empresa señaló que el 92% era agua. Además, indicaron que la zona se sanó de inmediato.

El Yacimiento no tiene los mejores antecedentes, ya que hace dos años se produjo un derrame de 70.000 litros de crudo, afectando a una superficie de 4.600 metros cuadrados. En aquel momento la secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Neuquén ordenó la clausura total del yacimiento que incluye 230 pozos petroleros, nueve baterías y al oleoducto troncal sur de YPF que tiene la capacidad de transportar 17.000 metros cúbicos de crudo por día. En este derrame sucedido en el año 2013, YPF se comprometió a avalar que el Yacimiento brinde las condiciones que “garanticen la seguridad y confiabilidad de las instalaciones”

En lo que respecta a este nuevo derrame, se informó desde la Empresa que se reparó el ducto y se analizará su integridad para un posible recambio si es necesario. Personal de la Secretaría de Estado del Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia y de la Municipalidad de Medio Ambiente visitaron la zona y fiscalizaron las tareas de remediación.

En tanto, las fuentes que cubrieron este derrame indicaron que “hay preocupación ante la baja de contratos de personal de medioambiente afectado a la remediación en los yacimientos”