De acuerdo con un estudio denominado Resonancia Schumann, que trata sobre la metafísica cuántica y la astrofísica metacuántica, desde 1980 la velocidad de rotación de nuestro planeta ha aumentado, por lo que los días habrían perdido ocho horas y solo durarían 16. Según la teoría, este cambio encontraría su razón en las catástrofes climáticas.

La resonancia Schumann es un conjunto de picos en la banda de ELF (frecuencia extremadamente baja) del esepctro electromagnético de la tierra. Suceden porque el espacio entre la superficie terrestre y la ionosfera (que existe entre los 90 y los 500 km de altura) actúa como una guía de onda. Las limitadas dimensiones terrestres provocan que esta guía de onda actúe comocavidad resonante para las ondas electromagnéticasen la banda ELF. La cavidad es excitada de manera natural por los relámpagos y tormentas eléctricas, tan frecuentes en esta época, aunque hay un factor predominante que altera esta cavidad y el conocido como su séptimo sobretono armónico que se ubica aproximadamente en 60 HZ, influyen las redes de transmisión eléctrica de los territorios en que se emplea corriente alterna de esa frecuencia.

Este fenómeno se llama así en honor de Winfried Otto Schumann, que predijo matemáticamente su existencia en 1952, a pesar de ser observada por primera vez por Nikola Tesla y formar la base de su esquema para transmisión de energía y comunicaciones inalámbricas

No obstante, otros especialistas rechazaron la hipótesis del adelantamiento de la rotación terrestre. Uno de ellos es el astrónomo Víctor Vera, de la Facultad de Ciencias Físicas de la Universidad de San Marcos (Perú), quien explicó que “para que el tiempo varíe es necesario que la velocidad de la luz cambie”,  y agregó que “no se ha podido comprobar que la velocidad de la luz haya sufrido una variación en el tiempo cósmico”.

“Todo sigue normal a escala cósmica. La variación de la duración del día tendría implicancias increíbles. Amanecería a las tres de la tarde, por ejemplo, y los telescopios tendrían que recalibrarse”, siguió, para concluir que “si hubiera habido esta disminución tan drástica” lo hubieran notado “todos”. Sin embargo, los defensores de la resonancia Schumann arguyen que los días cada vez duran menos.