Como era de esperarse, la comunidad de Río Negro y Chubut se unió para mostrar su preocupación por el anuncio de que en la primera provincia se construirá la quinta central nuclear del país y que probablemente elijan a Sierra Grande como el lugar para construirla, y que la sexta planta podría estar en Chubut.

Precisamente la Asamblea se hizo en Sierra Grande, la ciudad que el gobierno habría elegido para instalar la central nuclear, con el pretexto de ayudar a la economía de la localidad y también porque cerca de allí está el yacimiento de uranio Cerro Solo, que el gobierno pretende explotar. De la reunión formaron parte la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Sierra Grande, vecinos de esta localidad, de Las Grutas, San Antonio Oeste de Río Negro, Puerto Pirámides, Puerto Madryn y Trelew (Chubut).

Todos tuvieron la oportunidad de expresar sus ideas y todos los pareceres se unificaron en el rechazo del acuerdo firmado por el presidente Macri y el gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck en China. Con una inversión de 14.000 U$S, la argentina destinará esos fondos para la construcción de dos centrales nucleares, que harán empresas chinas, una de las cuales estará en Río Negro -aún no se ha especificado el lugar aunque los rumores indican que será en Sierra Grande. Hay mucha preocupación en Chubut porque estiman que allí se ubicaría la sexta central, apoyada por la presencia de uranio en su subsuelo. En esta última provincia la explotación de uranio está prohíbida. El yacimiento Cerro Solo, que el gobierno pretende activar abastecería de este producto a la central nuclear. El gobernador Marío Das Neves ya declaró que se opone a la presencia de la energía nuclear en su provincia.

Todas las instituciones elaboraron un documento en conjunto que firmaron y que expresa que: “Las vecinas y vecinos autoconvocados de Sierra Grande, Las Grutas, San Antonio Oeste, Puerto Pirámides, Puerto Madryn y Trelew, reunidos aquí presentes, rechazamos y repudiamos los acuerdos alcanzados por el presidente Ing. Mauricio Macri y el gobernador de la provincia de Río Negro Alberto Weretilneck con el gobierno de la República Popular China, para la construcción de una central de energía nuclear en la provincia de Río Negro”.

“Dicho acuerdo fue realizado de manera arbitraria e inconsulta, por lo que lo rechazamos y repudiamos la central nuclear y todo el circuito que ésta implica, desde la minería de uranio hasta la disposición de los residuos nucleares, debido a los riesgos que esta planta representa para el ambiente y la salud de las personas y porque su sola existencia es incompatible con el modelo de desarrollo sustentable para el que la Patagonia ofrece cantidad y diversidad de bienes comunes naturales para un buen vivir, sin contaminación”.