La Cámara en lo Penal y Correccional de San Juan ratificó el procesamiento de ocho de los nueve operarios y jefes implicados en el derrame de agua cianurada ocurrido en septiembre de 2015 en la mina Veladero, que hoy opera la canadiense Barrick Gold y la china Shandong Gold, y sobreseyó al ex gerente general que estaba en funciones en aquel momento.

Los empleados de Barrick Gold habían sido procesados por el juez penal de Jáchal, Pablo Ortija, por violar la ley 24.051 de Residuos Peligrosos, un delito cuya condena puede llegar a dos años de cárcel. Son quienes firmaron el acta por la cual se dejó abierta una compuerta por donde salió el cianuro y contaminó el río Potrerillos.

El tribunal integrado por Juan Carlos Caballero Vidal, Silvia Peña Sansó de Ruiz y Raúl José Iglesias, dictaron el sobreseimiento por falta de mérito del ex gerente general de la minera al momento del derrame Antonio Adames, quien quedó desvinculado del caso porque se encontraba en Buenos Aires cuando ocurrió el incidente.

La Cámara Penal dejó firmes los procesamientos de Leandro Poblete, Segundo Álvarez, Carlos Cabanillas, Ángel Escudero, Osvaldo Brocca, David Sánchez, Ricardo Cortez y Walter Pizarro, los firmantes del acta de apertura de la compuerta que de estar cerrada hubiera impedido la contaminación. Están acusados de contaminación del suelo y los cursos de agua “por imprudencia, negligencia y por inobservancia de los reglamentos u ordenanzas” que controlan la actividad.

El incidente ocurrió el 12 de septiembre de 2015 cuando una válvula de venteo se rompió y una compuerta que debía estar cerrada, quedó abierta, dejando así escapar el agua cianurada por el Río Potrerillos, afluente del Río Las Taguas y otros cuatro más, sobre los que sin embargo no se comprobó que hubiera elementos contaminantes.

La Minera Argentina Gold, subsidiaria de Barrick, emitió tras el fallo un comunicado en el que sostiene que no comparte “los argumentos centrales” del procesamiento y advierte que sus abogados “analizan sus consecuencias a efectos de decidir los próximos pasos legales a seguir orientados a proteger a los involucrados”.

Barrick garantizó que cumplirá “su compromiso de asegurar que las personas afectadas por el fallo cuenten con el debido soporte legal mientras el proceso judicial siga su curso, ya que entiende que no hay razón alguna que justifique considerar los hechos ocurridos como delictivos”.

En cuanto a la investigación sobre los otros dos derrames que ocurrieron en la mina Veladero en menos de un año y medio, entre octubre de 2016 y marzo de 2017, el juez Pablo Ortija dijo hoy a Télam que “no hay grandes novedades, ya que el fiscal de ambas causas aún no hace el requerimiento de instrucción”.