La llegada de los primeros ejemplares de orcas que se aproximaron a la colonia de lobos marinos de Punta Norte, dio comienzo a la temporada de uno de los avistajes más difíciles y codiciados de la Península Valdés, provincia de Chubut.

Desde mediados de febrero y hasta fines de abril, unos 30 ejemplares de orcas se acercan a este rincón de la Patagonia argentina para cazar y alimentarse de crías de lobos marinos, generando uno de los fenómenos naturales más alucinantes que convoca a espectadores de todo el mundo.

El modus operandi de las orcas, que en el caso de los machos llegan a pesar hasta 10 toneladas, se conoce como “varamiento intencional’ y consiste en aprovechar el impulso que les dan las olas, cuando la marea es alta, para lanzarse a las rocas de la costa y cazar los ejemplares más pequeños de lobos marinos.

La colonia de lobos puede perder hasta un 10 % de la descendencia debido al embate, cuyo pico de temporada dura apenas entre 10 y 15 días.

Por este motivo, y porque los ejemplares no se cuentan de a cientos, a diferencia de los delfines patagónicos, ballenas francas y pingüinos de Magallanes, es necesaria suerte y paciencia para poder avistar orcas en el momento del varamiento.

Ubicada a solo 100 kilómetros de Chubut, la Península Valdés es un área natural protegida por UNESCO desde 1999. Se trata de una de las áreas biológicas más destacadas de la costa Patagónica por la presencia de ballenas francas, elefantes y lobos marinos, pingüinos de Magallanes, delfines, orcas y otras tantas especies de fauna terrestre y flora. Algunos puntos turísticos cercanos son: la Isla de los Pájaros, Puerto Pirámides, Punta Delgada, Caleta Valdés y Punta Norte.

Recordemos que Puerto Madryn fue declarada Capital del Buceo por la Cámara de Diputados de la Nación y que además, cuenta con un Ecocentro destinado a la interpretación de ecosistemas, el Museo Oceanográfico y de Ciencias Naturales, y el Museo Municipal de Arte.

¡Viajá con Despegar!