Con Tania viviendo en un corral anexo, faltaba que Qaramta la encuentre y se anime a ingresar al gran corral de junta. Un pasillo con una compuerta de cierre automático, aún desactivada, conecta el exterior con el gran corral. Qaramta lo cruzó y visitó a Tania, todavía con una reja entre ellos. Luego, recorrió y marcó tranquilamente varios rincones del recinto; horas después se decidió a salir. Pero el próximo ingreso será diferente: la compuerta se cerrará y, al permitir que Tania entre al gran corral, por fin podrán estar juntos”, relatan desde la Fundación Rewilding sobre este importante avance del proyecto que busca el apareamiento de estos ejemplares de yaguareté (Panthera onca).

Se trata de un esfuerzo conjunto de la Administración de Parques Nacionales (APN), la Fundación Rewilding Argentina y la provincia de Chaco que aspira a la preservación de esta especie protegida, declarada Monumento Natural Nacional (2001).

Qaramta -que en lengua qom significa “el que no puede ser destruido”- es un ejemplar de unos cinco años y 100 kilogramos, que en sus recorridos en busca de compañera salía del territorio protegido del Parque Nacional El Impenetrable y corría el riesgo de morir a manos de cazadores furtivos, por lo que los expertos lograron ubicarlo, inmovilizarlo y colocarle un collar satelital que permitió su seguimiento.

collar satelital yaguarete

La Fundación construyó en la selva un complejo de tres corrales interconectados de unos 13.000 metros cuadrados (m2) que demandó una inversión de 6.750.000 pesos y fue construido con mano de obra local.

EL proyecto también contó con el asesoramiento de especialistas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y el aporte de los trabajadores de la APN del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.