En vísperas del día de la Patria, en horas de la madrugada, la ciudad de Santa Fe vivió un hecho particular. Un convoy de vagones cargados con 1.200 toneladas de soja ingresó en el puerto de la ciudad. ¿Y cuál es la particularidad? preguntará algún desprevenido. Pues que desde hace más de quince años, en coincidencia con el desmantelamiento de los trenes sucedido en la época de Carlos Menem, no se realizaba ningún viaje de este tipo. Las vías muertas del ferrocarril Belgrano Cargas habían quedado en desuso, y también cayó notablemente la actividad en la terminal portuaria sobre el río Paraná, claramente eclipsada además por los puertos privados del gran Rosario. El hito de recuperación de este nodo logístico fue protagonizado por la empresa Compañía Argentina de Granos SA, que generó la soja en Las Breñas, Chaco y realizará media docena más de viajes en la  próxima semana. “Ojalá que este tipo de anuncio se convierta en rutina”, señaló Marcelo Vorobiof, titular del Ente Administrador del Puerto de Santa Fe (EAPSF), al celebrar la llegada del tren carguero, quien además reveló que la intención oficial es que “se genere el ingreso de un convoy por semana o cada diez días”. Si eso sucede, la llegada del tren ya no sería novedad. Pero se recuperaría una parte importante del paisaje habitual de la capital santafesina.